eficiencia energética

El aislamiento exterior de edificios sólo conlleva ventajas. Conocido técnicamente como SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior), es cada día más demandado por los propietarios de los edificios por los enormes beneficios que conlleva, y que veremos más adelante, y su coste accesible.

¿QUÉ ES EL AISLAMIENTO EXTERIOR DE EDIFICIOS?

Para comenzar, es imprescindible dar unas pinceladas del Código Técnico de la Edificación, aprobado en 2006, y más en concreto, su documento básico de ahorro de energía, DB-HE1. En estos documentos se ofrecían unas líneas obligatorias para lograr una mejor eficiencia energética de nuestras viviendas y, como no podía ser de otra forma, entre todas ellas se establecía la necesidad de que los edificios y viviendas dispusieran de un buen aislamiento térmico.

aislamiento termico

Según la mencionada normativa, se establece que los edificios dispondrán de una envolvente térmica que conlleva el aislamiento térmico del edificio logrando lo que se llama el bienestar térmico en cualquier época del año. También es importante destacar que afecta tanto a los edificios de nueva construcción como a las reformas o rehabilitaciones de edificios existentes.

Respecto a las viviendas usadas, hay que tener ne cuenta que en España cerca del 80% de los casi 21 millones millones de viviendas fueron construidos antes de los años 80 y, según los estudios realizados, presentan grandes deficiencias de aislamiento, por lo que se puede afirmar que no cumplen con los criterios básicos de habitabilidad o confort térmico.

Entre todas las medidas que se pueden llevar a cabo para cumplir con la legislación y lograr ese aislamiento térmico obligado hoy os queremos hablar del SATE.  Este sistema consiste en la aplicación en la fachada exterior de una serie de técnicas y productos aislantes (no es el momento de entrar en tecnicismos, para eso les asesorarán los expertos contratados) que permiten actuar en la envolvente térmica del edificio.

Como decimos, la actuación se realiza sobre el exterior del edificio, no afectando la obra a las viviendas que lo componen, aunque, lógicamente, éstas se benefician de forma directa del trabajo exterior realizado por la empresa especializada.

VENTAJAS DEL AISLAMIENTO EXTERIOR DE EDIFICIOS

Pero vayamos con lo más importante, las ventajas que conlleva la aplicación del SATE.

Gran eficacia.

Los estudios demuestran que su aplicación supone un ahorro energético de entre el 30 y el 70%  en el edificio. Esto beneficia directamente el bolsillo de los propietarios de las viviendas.

Fácil amortización.

La inversión en el SATE se amortiza en un plazo de 5 a 7 años.

Mejora estética en el edificio.

Cuando se aplica el SATE, para el remate estético se pueden elegir diferentes soluciones de acabado, lo que conlleva una mejora sustancial de la estética del edificio y la lógica revalorización de las viviendas.

Los vecinos no ven perturbada su estancia.

Como hemos dicho, el SATE se realiza directamente en el exterior de la fachada. De esta forma, los vecinos pueden seguir habitando sus viviendas con las únicas molestias habituales de una obra (minimizadas al máximo).

Mejora del aislamiento acústico.

Lógicamente, los trabajos para la mejora del aislamiento térmico, también conllevan la disminución de los ruidos al aumentar el aislamiento acústico. Otra importante ventaja del SATE.

Impermeabilización.

Los materiales con los que se trabaja en la instalación del SATE son totalmente impermeables, por lo que el edificio se verá protegido de humedades y demás molestias causadas por la humedad. Al mismo tiempo, en la instalación se logra que el edificio “respire” evitando los habituales problemas de condensación de muchos edificios.

El aislamiento exterior de edificios beneficia al Medio Ambiente.

Lógico. Si reducimos el uso de la calefacción o del aire acondicionado al tener las viviendas más aisladas, se ahorran emisiones de CO2 al ambiente. Este beneficio medioambiental es importante.

Eliminación de puentes térmicos.

Un puente térmico es una zona puntual o lineal, de la envolvente de un edificio, en la que se transmite más fácilmente el calor que en las zonas aledañas, debido a una variación de la resistencia térmica. Se trata de un lugar en el que se rompe la superficie aislante. Pues bien, con la aplicación del SATE se mitigan los efectos negativos y las pérdidas de los puentes térmicos.

Solventa problemas como las grietas en la fachada.

El paso de los años y el desgaste de los materiales provoca algunos problemas habituales en las fachadas como puede ser la aparición de grietas. Éstas quedarán solucionadas con la aplicación del SATE.

No reduce el espacio habitable de las viviendas.

Y eso es importante con el tamaño cada vez más reducido de las casas. Al ser todos los trabajos exteriores, el espacio habitable dentro de las viviendas no se ve afectado.

CONCLUSIÓN

Estas son sólo algunas de las ventajas del  aislamiento exterior de edificios. Si desea más información al respecto, alguna puntualización técnica o solicitar un presupuesto, sólo tiene que poner en contacto con nosotros. Como empresa de aislamientos, estaremos encantados de ayudarle.

CUÉNTANOS TU PROBLEMA AQUÍ

Te ayudaremos SIN NINGÚN TIPO DE COMPROMISO.