suelo radiante refrescante

Ya ha llegado el calor de pleno y el que más y el que menos está pensando en sistemas para enfriar un poco la casa. Y si a esto le unimos la subida del precio de la luz, bueno subida, no, “tarifazo”, tenemos ante nosotros la necesidad de buscar alternativas más eficientes para lograr el confort en nuestra casa en estos duros días de verano. Por eso hoy os queremos hablar del suelo radiante refrescante. Vamos a ello.

Suelo radiante, ¿qué es?

El suelo radiante se asocia habitualmente con la calefacción, pero desde hace un tiempo también nos permite climatizar nuestra casa en verano. Cuando el suelo radiante cumple ambas funciones estamos ante el suelo radiante refrescante. El funcionamiento, sin entrar en grandes aspectos técnicos como evitamos siempre, es por radiación ya que el sistema se centra en el calentamiento o enfriamiento del agua que circula por las tuberías bajo el suelo. En el caso de la calefacción el agua circulará generando calor, mientras que en verano ésta estará a unos 15-18 grados, generando ese frescor que hará bajar la temperatura de la vivienda.

Un aspecto importante para valorar su instalación es el llamado “punto de rocío”, que tiene en cuenta dos aspectos fundamentales para el correcto funcionamiento del suelo radiante refrescante: la humedad y la temperatura del entorno de la instalación. En zonas muy húmedas, la instalación del suelo radiante refrescante debe ir acompañada de deshumidificadores. Por su parte las altas temperaturas pueden ser solucionadas con los llamados francoils.

suelo radiante refrescante

 

Como hemos comentado, este sistema utiliza el agua circulando por los tubos bajo el suelo, frente a los tradicionales eléctricos mucho más caros y menos eficientes. Otro aspecto importante es la fuente de energía que se utilice combinado con el suelo radiante. En este sentido, tanto en su faceta de calefacción como de refrescante, los idóneos son las energías renovables, en concreto son altamente eficientes con los sistemas de aerotermia y geotermia de los que ya os hemos hablado en anteriores artículos.

Vale, ya sabemos el funcionamiento básico del suelo radiante refrescante, pero cuáles son sus ventajas?

VENTAJAS DEL SUELO RADIANTE REFRESCANTE.

  • Alto rendimiento porque necesita muy poca energía para calentar o enfriar el ambiente.
  • Al funcionar por radiación y no por aire, es altamente beneficioso para la salud, tanto porque no levante polvo como porque evita las corrientes de aire.
  • Se logra un importante ahorro energético. Se calcula sobre el 10-20% solo usando le suelo radiante. Si se combina con aerotermia o geotermia, los ahorros puede alcanzar el 60-70% del gastos energético de una casa.
  • Temperatura uniforme en toda la casa ya que la fuente emisora está repartida por todo el suelo de la vivienda. Aún así se puede departamentar la vivienda para poder apagar el sistema en zonas específicas porque no se utilicen.
  • Climatización invisible, ya que no necesita radiadores ni consolas de aire acondicionado.
  • Sistema de climatización totalmente silencioso.
  • Confort para todo el año, ya sea en invierno o en verano.
  • Es un sistema totalmente respetuoso con el Medio Ambiente, ya que conjugado con energías renovables es de los menos contaminantes que existen en la actualidad.
  • No reseca el ambiente, logran un gran confort y beneficios para la salud.

PERO, ¿Y LAS DESVENTAJAS?

Lógicamente, también las hay.

  • Su inversión inicial es mayor que en otros sistemas de climatización, aunque también es cierto qe se logran amortizaciones en pocos años debido a la reducción en la factura energética.
  • Con los avances actuales, se puede instalar casi con cualquier tipo de suelo, aunque cuanto más aislante sea el material del suelo, menos eficiente será el suelo radiante refrescante.
  • Necesita un poco de tiempo para alcanzar la temperatura deseada, por lo que se recomienda que no se apague salvo ausencias muy prolongadas de la vivienda.
  • Por este motivo, no es recomendable en segundas viviendas y sí en la habitual.

Visto lo visto, parece claro que el suelo radiante refrescante es una opción más que interesante, y mucho más combinada con otros sistemas como la aerotermia o geotermia, como hemos explicado. Pero también es cierto que todo este sistema es sólo útil si la vivienda cuenta con un buen aislamiento… en caso contrario, los ahorros energéticos se irán por las rendijas sin que hayamos logrado nada.