Ventilar la casa: imprescindible... pero bien

A no ser que queramos vivir en un ambiente insano y que los ácaros y demás bichejos se conviertan en habitantes permanentes de nuestro hogar, no nos queda otra que ventilar la casa. Eso sí, ventilar la casa ha de hacerse bien porque en caso contrario estaremos desperdiciando mucho dinero en calefacción… y ya sabéis que uno de nuestros objetivos es ayudaros a ahorraros unos eurillos al año, también al ventilar la casa.

Hoy en día estamos todos oyendo continuamente lo necesario que es airear nuestro hogar debido a la presencia del COVID-19. Por eso, hemos pensado en escribir este artículo, para ayudaros a hacer esa ventilación necesaria, aunque sin arruinarnos. Eso sí, sin centrarnos demasiado en el coronavirus, ya que requiere una ventilación casi permanente y cruzada, es decir con una entrada y una salida para que al aire circule.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el tema de la ventilación es tan importante que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo define como el conjunto de enfermedades provocadas por la contaminación del aire en espacios cerrados. Es decir, una mala ventilación puede acarrear importantes perjuicios contra nuestra salud.

Lo primero que vamos a ver son los aspectos positivos de una buena ventilación:

  1. Al lograr una menor concentración de CO2, el aire que respiramos es más sano porque está más oxigenado.
  2. Permitimos que los rayos del sol entren directamente, y esto es importante porque los rayos ultravioletas actúan eficazmente contra muchos microorganismos.
  3. Habrá menos polvo en la casa.
  4. Tendremos menos humedades. Y ya sabemos lo perjudiciales que pueden ser para la salud.

ventilar la casa¿Y que pasa si no se ventila la casa?

  • Aparecerá moho por exceso de humedad.
  • Tendremos en casa más gases contaminantes que emiten elementos habituales en nuestro hogar como calentadores o estufas. Estos gases nos pueden producir dolor de cabeza, fatiga, problemas para dormir…
  • Las alergias pueden empezar a ser habituales, ya que la mala ventilación las favorece.

Visto los efectos positivos y negativos, nadie puede dudar de que ventilar la casa es, sencillamente, imprescindible. Pero, ¿cómo hacerlo sin que sea la ruina? Vamos a ver algunos consejos básicos.

a) En invierno sobra con airear la casa durante unos 10 minutos. Es tiempo suficiente para lograr el objetivo de renovar el aire interior.

b) Las habitaciones principales, como el salón, se pueden ventilar hacia el medio día.

c) Los dormitorios es necesario ventilarlos el levantarse para evacuar los gases emitidos durante la respiración continuada nocturna.

d) En verano es mejor realizar la ventilación al caer la noche.

Siguiendo estos pequeños consejos, lograremos ventilar la casa perdiendo lo menos posible de la eficiencia energética, por lo que no desperdiciaremos el confort logrado en las horas anteriores. Eso sí, con el coronavirus es importante conocer en todo momento la calidad del aire en la casa, puesto que será necesario una ventilación mayor. Pero esa es otra historia… y que esperemos que dure poco.