Ignifugación servicio

Es indudable, ignifugar tu empresa puede ser la diferencia entre perderlo todo o no y, lo que es más importante, entre evitar daños personales o no lograrlo. ¿Por qué? Muy sencillo, sólo tenemos que atender al significado de ignífugo y para ello no hay nada mejor que preguntarle a la Real Academia Española de la Lengua, que nos da la siguiente respuesta:

Ignífugo: Que no se inflama ni propaga la llama o el fuego.

Para tener claro qué significa “ignifugar”, también podemos acudir a sus raíces etimológicas. En este caso la palabra ignífugo significa “que espanta el fuego”, y está formada por la palabra latina ignis (fuego) y el sufijo -fugo que proviene del verbo fugare (espantar).

Ignifugar

Pues aunque no os lo creáis, ni con estas definiciones lo tiene todo el mundo claro. Hay muchas personas que creen que algo ignífugo significa que si hay fuego no le pasará nada, pero nada más lejos de la realidad. Debemos tener claro que un material ignífugo se quemará si lo acercamos al fuego, aunque su combustión será mucho más lenta e, incluso, dejará de arder si retiramos la fuente de fuego. Es decir, son materiales que tienen mayor resistencia al fuego, lo que nos lleva a la siguiente cuestión.

Porque ese tiempo extra que nos dan los materiales ignífugos pueden suponer que las llamas no se propaguen a la misma velocidad, dando tiempo a que acudan los servicios de emergencias y, lo que es más importante, a que las personas que puedan verse afectadas tengan tiempo para ponerse a salvo. Por eso decimos que ignifugar es más que una opción, es casi una obligación para poder salvar personas y materiales.

Por eso, cada día más empresas apuestan por ignifugar sus instalaciones y solicitan el aislamiento ignífugo. Con este aislamiento se logra mejorar el comportamiento de los materiales ante un posible fuego, disminuyendo su inflamabilidad y reduciendo de forma importante la velocidad de propagación de las llamas.

Ignifugar

Pero, ¿cómo se logra esta ignifugación?

MÉTODOS PARA IGNIFUGAR

Se puede decir que en la actualidad existen tres métodos principales para realizar la ignifugación:

1. Por un lado tenemos la transformación molecular del material en el proceso de fabricación.
2. Por otro, la incorporación de aditivos inhibidores al material durante el proceso de fabricación.
3. Y, por último, la aplicación de recubrimientos sobre el material acabado e, incluso, colocado en su lugar de uso.

Entre las diversas soluciones en ignifugación aportadas por Asilamientos La Mancha se incluyen tratamientos a base de proyecciones de morteros flexibles (lana de roca y cemento), y rígidos (perlita y vermiculita), aplicaciones de sistemas de pinturas intumescentes, sellado de huecos y penetraciones, instalación de paneles incombustibles, sistemas cortafuegos, etc.

Hay un aspecto importante que no se puede olvidar y es que debido al sucesivo uso, la limpieza o los efectos del clima los recubrimientos ignifugantes irán desapareciendo, por lo que se considera importante repetir el tratamiento para mantener sus efectos. Y ya hemos visto lo importante que es tener la nave o vivenda aislada contra el fuego…

¿Quieres más información? ¿Necesitas ayuda?

Sólo tienes que contárnoslo en este enlace:

CUÉNTANOS TU PROBLEMA AQUÍ

Te ayudaremos SIN NINGÚN TIPO DE COMPROMISO.