cubiertas verdes

¿Habéis visto esos edificios con unas cubiertas, parte superior, preciosa, como si de un jardín se tratase? Pues eso es lo que llamamos cubiertas verdes.

Para el desarrollo urbano sostenible son ahora mismo un elemento muy importante, gracias a los beneficios económicos y ecológicos que aportan al medio ambiente urbano y a los propios habitantes.

Hay quienes buscan argumentos negativos contra estas cubiertas verdes pero son muy endebles frente a todo lo positivo que tienen. El coste de construcción y mantenimiento de una cubierta desnuda, o de grava, frente a una cubierta verde no es valorable del mismo modo, porque a largo plazo el coste de mantenimiento de una cubierta no verde es más caro que una verde.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que a la hora de garantizar el correcto funcionamiento de una cubierta vegetal es: utilizar materiales de alta calidad, utilizar las últimas tecnologías, realizar una buena planificación e instalación profesional, así como realizar un mantenimiento correcto.

BENEFICIOS DE UNA CUBIERTA VERDE

Protección de la impermeabilización

Aumenta la vida de la impermeabilización de la cubierta considerablemente, porque con ellas existe una protección térmica de la cubierta, la capa de vegetación amortigua el estrés de la temperatura durante el verano y el invierno, así como las diferencias térmicas entre el día y la noche.
Protege a su vez de las inclemencias del tiempo: viento, granizo, lluvias. Y protege de otros factores externos como pueden ser el vandalismo o los fuegos artificiales.

Aislamiento Acústico

Las cubiertas verdes reducen la reflexión del sonido hasta en 3 dB y mejoran el aislamiento acústico hasta 8 dB. Esto mejora la calidad de vida de las personas que viven cerca de aeropuertos, zonas de ocio ruidosas o parques industriales.

Aislamiento Térmico

Evitan el calentamiento excesivo durante el verano, y las pérdidas de calor durante el invierno.

Reducción del efecto isla de calor

El incremento de la temperatura dentro de las aglomeraciones urbanas es un problema real. Los espacios naturales, zonas verdes y parques, pueden absorber hasta un 80% de la energía de entrada. Las cubiertas ajardinadas son una alternativa, ya que reduce el “efecto isla de calor urbano” a través del proceso de la transpiración y humidificar el aire seco.

Retención de aguas pluviales

Son instrumentos muy importantes en la prevención de inundaciones locales. Dependiendo del sistema de techo verde y la profundidad del medio de cultivo, el agua de lluvia que va directa al alcantarillado puede ser reducida un 50-90%. Esto lleva a reducir el estrés en el sistema de alcantarillado durante el año y en los períodos de precipitación máximo.

Reducción de los niveles de contaminación

La vegetación es capaz de mejorar la calidad del aire. Un metro cuadrado de cubierta verde puede filtrar 0,2 kg de polvo en aerosol y partículas de smog por año. Además, los nitratos y otros materiales peligrosos en el aire y la lluvia se depositan en el medio de cultivo.

Nuevos hábitats para la fauna

Las cubiertas verdes pueden compensar parte de las áreas verdes perdidas por la construcción de edificios y crear oasis en medio de los estériles centros de nuestras ciudades. Muchos insectos, pájaros y plantas pueden encontrar refugio en espacios anteriormente perdidos en la naturaleza.

¿No os parecen todo ventajas? Es una propuesta que nos encanta ver en los edificios de nueva construcción, esperamos muchos más se animen.

Para una información mucho más detallada todos los datos en: www.asescuve.org esta es la web de la Asociación Española de Cubiertas Verdes, una plataforma de promoción, difusión y asesoramiento de las cubiertas verdes a nivel nacional.

Suscríbete a nuestra Newsletter y mantente informado de todas nuestras novedades, promociones y actualidad en aislamientos.

¡Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias!

* indicates required