ahorrar energía en el hogar

Ahorrar energía en el hogar es lo que llamamos “Eficiencia energética”. La definición oficial de este término es “el uso eficiente de la energía con el fin optimizar los procesos productivos y el empleo de la energía utilizando lo mismo o menos para producir más bienes y servicios”. Dicho así suena a algo lejano, técnico y poco atractivo. Pero también podemos decir que ahorrar energía en el hogar consiste en las medidas que podemos tomar para gastar menos en la luz, el agua, la calefacción… Es decir, ayudamos al Medio Ambiente, pero también a nuestro bolsillo, y eso es algo que nos importa, y mucho, sobre todo en estos tiempos en los que se encarecen los suministros energéticos hasta el punto de que cada vez más personas tienen problemas para hacer frente a los mismos.

Y ahorrar energía en el hogar no es un tema baladí. Es más importante de lo que parece, sólo hay que ver estudios como el Estudio de Eficiencia Energética en el Hogar realizado por Gas Natural Fenosa, en el que se asegura que en los hogares españoles se puede ahorrar hasta un 23,2% en el consumo de energía… y eso son muchos euros al año.

MEDIDAS PARA AHORRAR ENERGÍA EN EL HOGAR

O lo que es lo mismo, ¿qué podemos hacer para mejorar la eficiencia energética en nuestra casa y ahorrar dinero? Son muchas las medidas que se pueden adoptar, algunas de forma inmediata y casi sin coste y otras con una pequeña inversión que se recupera con el paso de no mucho tiempo debido al ahorro que suponen. Vamos a ver las más importantes.

ahorrar energía en el hogar

Aislar bien la vivienda.

Lo ideal es colocar un buen aislante en techos, paredes y suelos. En el mercado hay muchos materiales con diferentes resistencias que el experto le aconsejará según el caso concreto. Se considera que un buen aislamiento térmico supone un ahorro del 30% en el consumo energético de la vivienda. Si nos cuentas tu caso, te diremos las mejores soluciones sin ningún tipo de compromiso.

contratar aislamiento térmico

Instalar válvulas termostáticas en los radiadores.

Posibilitan un uso racional de la calefacción. La temperatura ideal en una casa en invierno es de 21 grados, porque no se trata de ir por casa con manga corta en invierno. Todo lo que suba supondrá un incremento innecesario del gasto de calefacción. Se calcula que cada grado de temperatura supone un incremento del 7% en el gasto de calefacción.

ahorrar energía en el hogar

Utilizar bombillas LED.

Algunos estudios consideran que las bombillas LED pueden suponer un ahorro de 200 euros al año en un vivienda tipo, pero claro, aquí dependerá del número de puntos de luz. Lo que está claro que el ahorro puede ser importante.

No tapar las fuentes de calor.

Hay que evitar que los radiadores se tapen con cortinas, muebles, sofás, etc. La fuente de calor debe estar libre para rendir al 100% de sus posibilidades.

Aprovecha la “calefacción natural”.

Esto es, durante las horas de sol levanta persianas y abre cortinas para aprovechar el calor y al caer la noche adopta las medidas contrarias para mantenerlo en el interior de la casa.

Ojo con el frigorífico.

Según un estudio de la Unión de Consumidores, el frigorífico supone el 18% del consumo de luz del hogar. Por eso es importante ajustar la temperatura del frigorífico y abrir la puerta lo menos posible para evitar pérdidas innecesarias de frío.

Lavaplatos y lavadora.

Son dos electrodomésticos que también consumen mucha energía. Por eso hay que prestar especial atención y poner el lavaplatos y la lavadora bien llenos. Igualmente, siempre que sea posible es mejor disminuir la temperatura de lavado y utilizar programas cortos. El ahorro es considerable.

Ventilar la casa

Es indudable que hay que ventilar la casa para renovar el aire. Pero para ahorrar energía en el hogar será suficiente con que lo hagamos durante la mañana (nunca cuando esté encendida la calefacción) y durante un máximo de 15 minutos.

Aparatos en standby

Es importante desenchufar los electrodomésticos que se quedan en standby durante la noche. Hay personas que piensan que no consumen luz o que si hay consumo, es casi imperceptible. Sin embargo, se calcula que este “modo en espera” puede suponer un incremento del 7% en la factura de la luz.

Cajoneras, ventanas y puertas

Sin duda, son los elementos por los que más energía se desperdicia y, por lo tanto, dinero. Hay que revisar las ventanas y cajoneras y poner burletes y silicona en caso de ser necesario. En las ventanas es recomendable colocar doble ventana o ventanas nuevas con doble cristal. Se ha valorado que el ahorro con un buen sellado de cajoneras, puertas y ventanas puede llegar a los 220 euros al año.

Electrodomésticos eficientes

Por último, hay que preocuparse de las etiquetas energéticas al renovar los electrodomésticos. Supondrá un importante ahorro en el consumo de luz cuando se usen.

ahorrar energía en el hogar

Como veis, son muchas las medidas que podemos adoptar para que nuestra vivienda sea eficiente energéticamente y que esto repercuta en nuestro bolsillo. Sólo tenemos que preocuparnos un poco y realizar algunas inversiones pequeñas pero de gran ahorro en el futuro.

 

¿Nos cuentas tu problema?

Por cierto, si quieres saber cuáles son las mejores soluciones en tu casa, sólo tienes que contárnoslo en este enlace:

CUÉNTANOS TU PROBLEMA AQUÍ

Te ayudaremos SIN NINGÚN TIPO DE COMPROMISO.